Rss Feed Tweeter button Facebook button Youtube button
|

Empatía y conducta empática en Nicaragua

Dr. Vicente Maltez Montiel.

Dr. Vicente Maltez Montiel (*)

Más de un millón de veraneantes que en Semana Santa visitaron unos 130 balnearios del país, y todos los eventos asociados a un período vacacional largo, en el cual corren ríos de alcohol promocionados por medios de comunicación ávidos de notas rojas, ponen a prueba cada año la buena voluntad y la solidaridad de la sociedad nicaragüense.

Centenares de jóvenes y personas de toda edad, cada año se incorporan al voluntariado social para garantizar el descanso y recreación de la población. Cruzrojistas, socorristas, médicos, enfermeras y paramédicos de todo tipo, bomberos, policías y muchos voluntarios y voluntarias cumplen largas y a veces peligrosas jornadas alejados de sus hogares.

El impulso principal de estas personas lo encontramos en uno de los rasgos más destacados de la inteligencia emocional que es la empatía y su consecuente actuación la conducta empática.

Empatía es una palabra que proviene del griego y significa “en el interior de”, también es sinónimo de inteligencia interpersonal y ha sido ampliamente estudiada por Gardner en “la teoría de las inteligencias múltiples”. Fue puesta muy de moda en la obra Inteligencia emocional, de Goleman.

Hay un consenso de que la empatía es capacidad cognitiva, inteligencia interpersonal, que permite percibir en un contexto común lo que otro individuo pueda sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

A finales del año pasado, un policía de New York que cumplía con su ronda en una de las calles de esa gran ciudad, encontró un “homeless” o indigente que estaba descalzo en la calle. Al verlo el agente se conmovió y pensó que el usaba dos pares de calcetines y sus pies estaban helados, por lo que se cruzó la calle y compró un par de zapatos y unas medias.

Con sus propias manos se los colocó a aquel pobre hombre. Un fotógrafo que pasaba por ahí tomo una fotografía que recorrió el mundo surgiendo un nuevo héroe, de un acto que no tenía otras pretensiones más que servir con cariño. “Ponerse en los zapatos” de alguien que la pasaba mal.

También en nuestro país hay miles y miles de actos anónimos que no son conocidos porque los medios se interesan más en los hechos de sangre, la más reciente patanería de los políticos o la frivolidad de la farándula.

A veces la empatía se trata de comparar con la compasión o ayuda, pero en realidad se trata de una habilidad de sentir lo que siente una persona. Se considera que las personas con los niveles más exitosos de empatía son las que tienden a triunfar y en la actualidad son requisitos en la administración, enseñanza y ventas, y en toda profesión que conlleve continuo trato con personas.

Las personas empáticas son capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones. Poseen alto reconocimiento social y popularidad porque se anticipan a las necesidades. Identifican y aprovechan las oportunidades comunicativas, privilegio muy desarrollado, y a veces no utilizado por los seres humanos, pero que también se ha identificado en delfines y otros animales domésticos.

La empatía se comienza a cultivar en nuestros hijos en el hogar. Los científicos estudian con ahínco la mejor manera de cultivar y desarrollar la empatía a nivel individual y social, lo cual contribuiría sin lugar a dudas a la paz mundial.

Aunque es un tema muy amplio y con muchos enfoques, algunos psicólogos han propuesto que hay tres requisitos básicos para que los niños adquieran y desarrollen empatía:

• Primer requisito es que el cerebro debe ser normal y desarrollarse bien. Dos aspectos destacan en este sentido: primero, las llamadas “neuronas espejo” son aquellas que en el cerebro se activan en el curso de una emoción al observar a una persona en el mismo estado de emoción. Segundo, un cerebro dañado afecta la habilidad de la persona de responder a los sentimientos de los demás.

• Segundo requisito tiene que ver con una sociedad en la que se valore la compasión. Sea por la influencia religiosa que nos manda “amar a nuestro prójimo”, por las leyes y la influencia positiva de las políticas de estado y de todos los formadores de opinión se ha logrado que en nuestro país, a pesar de las adversidades y enconos (guerras, divisiones sociales, etc.) se cultive un nivel de empatía que también lo encontramos en otras esferas.

Veamos por ejemplo el trabajo de los jóvenes ambientalistas, los impulsadores y activistas del teletón anual, las damas que luchan contra el cáncer infantil o los activistas que promocionan los derechos de todo tipo de las mujeres, entre otras valiosas actuaciones.

• El tercer requisito es el cumplimiento de la llamada REGLA DE LA RECIPROCIDAD o regla de oro, que establece que no debemos hacerle a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros en igualdad de condiciones. Si enseñamos esto a nuestros hijos crecerán con la inspiración de robles fuertes, buenos y provechosos a los demás.

Hace más de cien años la empatía se vivía con un nivel de mayor compromiso, al extremo de jugarse la vida para comprobarla. Así lo dejó demostrado el poeta y luchador independista de Cuba, José Martí, que solía decir: “Ver en calma un crimen es cometerlo”.

Muchas gracias y muchas felicitaciones a todos los voluntarios sociales que contribuyen a que la vida de nuestro país sea más amable y agradable, gracias a la empatía y conducta empática.

(*) Especialista en Medicina Interna y Comunicador Social.
Clínica médica calle principal de Altamira, frente a la CECA.
Teléfonos: 22780830 y 22670251.
maltezvic@hotmail.com

Recently Commented

  • Mark Potosme: Que no se vuelva a aparecer en Nicaragua este viejo hediondo. Esos no comen banano por no botar la...
  • Allan Brito: La peor raza de la tierra, sino preguntenle a los paleestinos que sufren un verdadero holokausto por mas...
  • Montecristo: Estas agencias estan infestados de moclines y gays deprabados y son los que imponen las nuevas modas...
  • El Alguacil: La idea nunca fue que nosotros terminemos pagando el impuesto, sino que no entraran productos narcos....
  • MADE IN COLOMBIA: es re gracioso eso que llaman “impuesto patriotico”, al final ese arancel lo termina...