Rss Feed Tweeter button Facebook button Youtube button
|

Deportan a nica que llegó a España a ver nacer a su hijo

Eva Moro y Alejandro, posan en Nicaragua.

Eva Moro y Alejandro, posan en Nicaragua.

La cooperante moguereña Eva Moro y su pareja no han podido reencontrarse esta Navidad debido a trámites burocráticos. Eva está embarazada de siete meses y Alejandro viajó desde Nicaragua para estar con ella en estas fechas y ver el nacimiento de su hijo.

Contaba para ello con una carta de invitación que le permitía pasar en España 90 días. Sin embargo, esto ha sido insuficiente, y después de 24 horas atrapado en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y sin ni siquiera poder ver a su pareja, el joven ha sido deportado a su país. El motivo: no haber acreditado que disponía de dinero suficiente para estar en España durante tres meses (62 euros por día o, lo que es lo mismo, 5.580 euros para toda su estancia). Ante esta situación, Eva se encuentra desolada y lamenta que “lo han tratado como si fuera un delincuente”.

Esta historia se remonta a julio del año pasado, cuando Eva viajó hasta Nicaragua con uno de los proyectos de cooperación internacional de la Diputación de Huelva. Allí conoció a Alejandro y se quedó embarazada, motivo por el que regresó a España hace dos meses para tener a su hijo aquí. Pese a la distancia, lo tenían todo planeado. Él viajaba ahora para pasar las fiestas con ella y disfrutar juntos del nacimiento de su hijo, y después ella regresaría a Nicaragua. Pero este sueño se ha visto truncado.

Su pesadilla comenzó en la mañana de ayer. Eva aguardaba en el aeropuerto a que saliera su pareja por la puerta de llegadas para volver juntos a casa. Pero pasaba el tiempo y el tan ansiado reencuentro no se producía. Preocupada, lo buscó por todo el aeropuerto sin éxito y comenzó a preguntar por él.

Fue entonces cuando le dieron la peor de las noticias: estaba retenido porque no había demostrado que contaba con recursos suficientes para estar en España. Sin verlo y con el único contacto que le permitía las cabinas de teléfono del aeropuerto, Eva se puso en marcha y acudió al juzgado en busca de una solución. Al caer la noche, recobró la esperanza al comunicarle que podría salir y solucionar los trámites desde fuera. Sin embargo, esta mañana todo cambió y sin ni siquiera poder despedirse, Alejandro subió a otro vuelo de regreso a Nicaragua por orden del juez.

Eva lamenta que “no he podido ni verlo ni llamarlo para decirle adiós, lo han tratado como si fuera un delincuente”. Ahora está totalmente desolada y no sabe cómo actuar para resolverlo. Ella pensaba mantenerlo en su casa y tenía dinero ahorrado para ayudarlo, pero ya no sabe qué hacer: “Yo quiero cumplir la ley, hice una carta de invitación y creía que era suficiente, pero ahora nos dicen que no y, sin dejarnos un margen de días para solucionar este error, lo deportan”. Ante esto, sólo les queda esperar a que se celebre el juicio por lo ocurrido, pero entonces ya será tarde para ellos, y Alejandro no podrá acompañar a Eva en el nacimiento de su hijo.

Recently Commented

  • Mark Potosme: Que no se vuelva a aparecer en Nicaragua este viejo hediondo. Esos no comen banano por no botar la...
  • Allan Brito: La peor raza de la tierra, sino preguntenle a los paleestinos que sufren un verdadero holokausto por mas...
  • Montecristo: Estas agencias estan infestados de moclines y gays deprabados y son los que imponen las nuevas modas...
  • El Alguacil: La idea nunca fue que nosotros terminemos pagando el impuesto, sino que no entraran productos narcos....
  • MADE IN COLOMBIA: es re gracioso eso que llaman “impuesto patriotico”, al final ese arancel lo termina...