Rss Feed Tweeter button Facebook button Youtube button
|

Recuerdos de Facundo Cabral, aquel poeta entre dos mundos

Facundo Cabral, cantautor argentino asesinado hace cuatro años en Guatemala.

Facundo Cabral, cantautor argentino asesinado hace cuatro años en Guatemala.

Alina Diaconú*

Apoyado en su bastón, salió del hotel y subió a la Range Rover color blanco que lo estaba esperando. El conductor lo ayudó y el productor que lo acompañaba se sentó detrás. Eran las cinco y diez de la mañana.

Tomaron el bulevar Liberación. Llegarían en un rato más al aeropuerto La Aurora, donde abordarían el avión rumbo a Nicaragua. Era un 9 de julio. En la Argentina, día patrio – debió de pensar él-. Pero no tuvo demasiado tiempo para proseguir los vericuetos de su mente, cuando un ruido atronador explotó en su cabeza. Cuentan que eran tres los vehículos desde donde los sicarios, armados con escopetas, hicieron fuego. Dicen que hubo veinticinco disparos, tres de los cuales dieron en el blanco. En un blanco equivocado, porque, supuestamente, la muerte iba dirigida al conductor del auto, quien sólo quedó herido. El otro viajero, el productor Percy Llanos, que estaba en el asiento trasero, también se salvó.

Esta escena, digna de un relato policial, sucedió hace cuatro años, el 9 de julio de 2011. El hombre asesinado no era otro que Facundo Cabral. Nuestro cantautor, nuestro juglar, nuestro poeta.

El conductor del auto era el empresario nicaragüense Henry Fariñas, promotor de espectáculos, que había contratado a Cabral. Fariñas fue condenado a 30 años de cárcel, acusado de tráfico de drogas, lavado de dinero y crimen organizado. El autor intelectual del crimen era un joven costarricense, Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, que quería la muerte de Fariñas. Una vendetta, porque éste último -dicen- no le había vendido una discothèque que poseía en Managua. Hoy “El Palidejo” también está preso.

Crimen y castigo. Pero… ¿cómo aceptar que Facundo Cabral, sabio mensajero de paz, terminara en las sucias manos de mafiosos y asesinos? Cayó, bajo una ráfaga de fuego y plomo, en la frontera que separaba dos mundos, el de su filosofía de vida y el de la miserabilidad humana, en su peor expresión.

Escribió en su último libro: “No llores a nadie porque nadie deja de existir, aunque tú no lo veas. La muerte no es nada porque el alma es inmortal, inalcanzable para las armas de los hombres y para las enfermedades, que sólo afectan tu cuerpo, que te fue dado para que camines esta etapa terrena de la vida, no más”.

* Escritora. Su último libro es “Aleteos”.
El Clarín

Recently Commented

  • Mark Potosme: Que no se vuelva a aparecer en Nicaragua este viejo hediondo. Esos no comen banano por no botar la...
  • Allan Brito: La peor raza de la tierra, sino preguntenle a los paleestinos que sufren un verdadero holokausto por mas...
  • Montecristo: Estas agencias estan infestados de moclines y gays deprabados y son los que imponen las nuevas modas...
  • El Alguacil: La idea nunca fue que nosotros terminemos pagando el impuesto, sino que no entraran productos narcos....
  • MADE IN COLOMBIA: es re gracioso eso que llaman “impuesto patriotico”, al final ese arancel lo termina...