Rss Feed Tweeter button Facebook button Youtube button
|

Verano peligroso por ahogamientos y accidentes

ahogaDr. Vicente Maltez Montiel (*)

La pérdida de valiosas vidas en los balnearios de nuestro país debido al ahogamiento por sumersión puede y debe prevenirse a través de la educación, y favorecer y promover el consumo responsable de las bebidas alcohólicas.

• Según la OMS el ahogamiento por sumersión se encuentra entre las diez principales causas de muerte de niños y jóvenes.
• A nivel mundial más de la mitad de los que mueren ahogados son menores de 25 años, en especial niños pequeños.
• Más de tres millones de bañistas de nuestro país acuden a un centenar de balnearios, trece de ellos catalogados de especial peligrosidad por la Cruz Roja: triángulo de Pochomil, corrientes de San Diego, Las Peñitas, Playas de Tipitapa, Huehuete, El Tránsito, El Velero, Casares, La Boquita, Paso Caballos, Aguas de Brito, Poneloya, Las Salinas, El Astillero y Chacocente.
• Los accidentes de tránsito han llegado a dejar la macabra cuota de quince fallecidos en tres días, superando la media nacional de dos víctimas diario. La irresponsabilidad de los conductores y el alcohol son los factores principales de esta creciente mortalidad, pero también hay que señalar las leyes blandas y la rápida comprensión de la “justicia” a las múltiples enfermedades que les aparecen de un día para otro a los criminales del volante.
• El calor, el aumento del consumo alcohólico y la “desmovilización” psicológica en el cuido de las enfermedades crónicas, en especial de adultos mayores, conlleva por estos días el alto disparo de las crisis cardiovasculares, diabéticas y de otros padecimientos crónicos.
• Con prudencia e inteligencia podemos evitar ser una cifra fatídica por ahogamiento, accidentes de la vía pública o descontrol de las enfermedades crónicas.

Durante la temporada veraniega de nuestro país se producen cada año un promedio de treinta muertes o más víctimas de ahogamiento por sumersión en los diferentes cuerpos de agua, lo que deja una estela de dolor, orfandad y privaciones materiales que pudieron haberse evitado.

Quiero llamar la atención de la población, en especial de visitantes de balnearios, sobre este mecanismo de muerte y sufrimiento con el propósito de que cultivemos una cultura de prevención de muertes evitables, y la auténtica recreación que apoye una efectiva salud mental popular.

Cuando hablamos de ahogamiento por sumersión nos referimos a un tipo de asfixia mecánica motivada por la penetración de una sustancia líquida a los pulmones, la cual desplaza el vital oxígeno que hay en ellos.

La sumersión puede ser de dos tipos: completa, cuando todo el cadáver está dentro del medio líquido y es incompleta cuando solo están la boca y la nariz.

La causa más común de este tipo de fallecimiento es de tipo accidental o involuntario por la impericia o desconocimiento de natación. También puede ser acto suicida o hasta un homicidio. Durante la Revolución Francesa se empleó como mandato judicial o pena de muerte.

Minutos de agonía y muerte

Uno de los ejemplos típicos de cómo alguien pierde la vida, es introducirse a un cuerpo de agua profundo y desconocido sin saber nadar o después de haber comido y bebido alcohol en exceso, o ambos factores.

Cuando el sujeto cobra conciencia de que no puede dominar la situación y reconoce estar en un peligro de muerte sufre un período de dos a diez minutos en medio de una gran agonía. Se trata de un mecanismo de muerte de sumersión-asfixia.

Durante estos minutos fatales se dan cuatro fases:
• Lo primero que ocurre es el susto o sorpresa que lleva a que la persona trate de meter mucho aire (inspiraciones) cuando está bajo el agua con lo cual introduce agua en sus pulmones.
• Segundo, detiene la respiración o fase de breve apnea y con estimulación del nervio vago.
• Tercero, al faltarle el aire realiza fuertes respiraciones, con lo cual aspira e ingiere más líquidos en los pulmones. Surgen convulsiones.
• Finalmente, en la cuarta etapa continua introduciendo más líquido a los pulmones por aspiración de líquido, el agónico se orina y defeca y finalmente se produce un paro respiratorio que lleva a la muerte.

Una variante a considerar es la asociación de traumas o golpes en la cabeza asociados a la sumersión, los cuales la víctima puede sufrir de forma previa, durante o después de la sumersión.

Alguien puede recibir un golpe en la cabeza de forma accidental o con ánimo criminal (homicidio o asesinato) antes de entrar al agua. O pudo haberse producido una riña por que pretendían lanzarlo al agua en contra de su voluntad y en medio de esta resulta con trauma craneal.

Un segundo caso de asociación trauma-ahogamiento se ha reportado con frecuencia en el balneario El Trapiche, donde como resultado del “síndrome de Tarzán” algunos bañistas realizan clavados y al caer al agua pierden la conciencia por el trauma craneal sufrido. Este traumatismo que se da en el curso de la sumersión aturde o hace perder la conciencia, y el bañista se va al fondo, ahogándose.

Y en el caso de los ahogados, el arrastre del cadáver por el agua produce una tercera forma de traumatismos o contusiones característicos, (lesiones de arrastre) que se localizan en la frente, manos, rodillas y pies.

Obligatoria cautela al entrar al agua

Siempre que vaya a introducirse al agua, en especial después de “haberse asoleado mucho”, conviene acostumbrar el cuerpo al cambio de temperatura corporal a través de una ducha previa.

Quienes se introducen bruscamente al agua, en especial agua fría, pueden sufrir un ahogamiento por el mecanismo de SUMERSION-INHIBICION (hidrocución), también llamado “colapso vaso-vagal” que da como resultado que se paraliza la respiración y cae en el fondo, muriendo por ahogamiento.

Es el caso de quienes cambiaron de temperatura rápidamente en su cuerpo, historia de alergias de piel, encontrarse en período de digestión o reciente copiosa ingesta alimentaria.

Las enseñanzas de tantas muertes inútiles están a la vista. Una inmensa mayoría de los ahogados abusaron del consumo de alcohol que los impulsó a la imprudencia temeraria o actos de violencia, por lo cual deberemos continuar insistiendo en el llamado “consumo responsable” de estos productos.

El triste espectáculo de los familiares y amigos esperando que “salga el ahogado” ocurre entre los 3 a 7 días como consecuencia de la putrefacción cadavérica que lo hace más liviano. No nos convirtamos en una estadística fatal en estas vacaciones, la alegría y la labor constructiva esperan a todos los veraneantes. ¡Que tengan larga vida y prosperidad!

* Especialista en Medicina Interna y químico-farmacéutico.
Clínica de Alta especialidad DAVINCCI, Los Robles, de donde fue el Chamán 75 varas al sur, Managua.
Atención previa cita de 2-6 pm de lunes a viernes y los sábados a partir de las 7 am.
Teléf. 2252 4291 y 2223 4333
maltezvic@hotmail.com

Recently Commented

  • Mark Potosme: Que no se vuelva a aparecer en Nicaragua este viejo hediondo. Esos no comen banano por no botar la...
  • Allan Brito: La peor raza de la tierra, sino preguntenle a los paleestinos que sufren un verdadero holokausto por mas...
  • Montecristo: Estas agencias estan infestados de moclines y gays deprabados y son los que imponen las nuevas modas...
  • El Alguacil: La idea nunca fue que nosotros terminemos pagando el impuesto, sino que no entraran productos narcos....
  • MADE IN COLOMBIA: es re gracioso eso que llaman “impuesto patriotico”, al final ese arancel lo termina...