Rss Feed Tweeter button Facebook button Youtube button
|

¿Mandó a matar a ocho hijos?

Ulises Sarmiento* Hacendado hondureño está en Nicaragua y familiares denunciaron en su país que los hijos de su primer matrimonio andan huyendo, cuatro de ellos se refugiaron en Estados Unidos y la Interpol emitió orden de captura.

Tomado de El Heraldo

Ulises “Liche” Sarmiento Galindo es un reconocido ganadero y agricultor del departamento de Olancho. Actualmente se encuentra refugiado en Nicaragua, país al que huyó meses atrás alegando persecución política debido a que autoridades militares hondureñas ejecutaron sendos operativos en sus propiedades.

Sarmiento habría llegado a Nicaragua con la ayuda del expresidente Manuel Zelaya, según relataron en su momento sus mismos familiares. El objetivo era pedir asilo político al vecino país, sin embargo, el mismo no habría sido concedido.

Apenas horas después de conocerse que había huido a Nicaragua, Interpol dio a conocer que en efecto existía orden de captura y por tanto se había librado alerta roja internacional.

La orden de captura nacional e internacional es por los delitos de almacenamiento y tenencia ilegal de armas de guerra y almacenamiento y tenencia ilegal de municiones de uso comercial. Las órdenes de captura en contra de Ulises Sarmiento y su hijo Javier Fabricio Sarmiento fueron emitidas el pasado 8 de julio cuando estos llegaron a la frontera con Nicaragua.

A través de los años muchas cosas se han dicho sobre Ulises Sarmiento, pero fue hasta después de una serie de allanamientos realizados por la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina), que se reveló de presuntos nexos del ganadero con grupos del crimen organizado dedicados al trasiego de armas y sicariato, entre otra serie de delitos.

Cegado por el dolor

El 26 de junio de 2013 sujetos desconocidos dispararon contra un vehículo marca Toyota 3.0, color rojo vino, en el cual se transportaba la esposa de Ulises Sarmiento, Silvia Aguiriano y otras dos personas.

El vehículo fue atacado cuando transitaba por el bulevar Los Poetas, en Juticalpa, Olancho, muriendo en el acto Silvia, mientras que sus acompañantes resultaron gravemente heridos, pero lograron sobrevivir.

De acuerdo a los informes en poder de EL HERALDO, Ulises Sarmiento culpó a uno de sus yernos y a los ocho hijos de su primer matrimonio de haber planificado y cometido el crimen de su esposa. Específicamente, don “Liche” señaló a su hijo Juan Carlos y a su yerno Salvador Mercado de planificar el crimen.

“Don Ulises tomó la decisión de mandar a matar a todos los hijos del primer matrimonio y son ocho”, dijo uno de los parientes de Sarmiento, quien debido a la amenaza de muerte se fue junto a su familia a Estados Unidos en condición de asilado luego de que denunciaron los hechos ante las autoridades hondureñas y del país norteamericano.

Antes de abandonar el país, esta familia se reunió con personal de la Unidad Investigativa de EL HERALDO y narraron los hechos. Unas dos semanas después del crimen de Silvia Aguiriano, los pobladores de Juticalpa realizaron una marcha condenando el crimen y apoyando al viudo.

A esa marcha asistieron varios de los hijos, yernos y nietos del ganadero, ahora prófugo de la justicia. En la marcha no estuvo presente uno de sus yernos de nombre Salvador Mercado, quien habría entrado en conflicto con su suegro porque se le había ordenado no apoyar la candidatura de un político que no era de su agrado.

Sin embargo, el yerno no atendió las órdenes de Sarmiento, y al ocurrir el crimen, “Liche” acusó a su hijo Juan Carlos y a Salvador de haber planificado el crimen y que sus siete hijas habían estado de acuerdo. Al terminar la marcha alguien se le acercó a “Liche” y le preguntó de dónde había venido la muerte de doña Silvia, a lo que él respondió que su yerno y su hijo lo habían hecho.

En el lugar estaba una de las nietas del ganadero, quien asustada le comentó a sus tíos lo dicho por su abuelo y estos a su vez le dijeron a su hermana, la esposa de Salvador. Preocupada por las acusaciones de su padre, se fue a su casa y le reclamó, por lo que este le dijo que él sabía que su hermano y esposo había ordenado la muerte y que todas estaban de acuerdo.

“Ella (Lilian Sarmiento) salió de la casa desconsolada porque su padre no se había retractado y que ahora los había acusado a todos de cometer el crimen”, dijo la fuente. Ese mismo día, ella me llamó y me pidió que fuera a platicar con mi suegro para ver si ya había cambiado de opinión y estaba más tranquilo, comentó.

Eran como las 7:00 PM cuando yo llegué a su casa (donde “Liche”) y me preguntó de dónde venía. Yo le dije y después me dijo “y qué hiciste a ese hijo de p… de Salvador, qué hiciste a Salvador me dice. Debe estar en su casa le dije, pero yo no sé”. De inmediato “Liche” le respondió: “vos lo tenés escondido porque lo andan buscando allá y no lo encontraron, porque lo iban a matar”.

La fuente dijo que se mostró sorprendido al saber que matarían al esposo de su cuñada, por lo que le preguntó: “¿Por qué van a hacer eso?, si usted no tiene ninguna prueba de que él hizo eso, pero dijo (Ulises), él se fue y también está metido ese hijo de p… de Juan Carlos (único varón del primer matrimonio en el cual engendró ocho hijos)”.

Pero cómo puede pensar eso, le dije y me respondió: “todos están metidos y a esas hijas mujeres, a todas las voy a matar también”. Según el entrevistado, en ese momento le dije: “si dice eso quiere decir que hasta yo estoy metido en eso, entonces se paró y me dijo: ‘mirá, aquí vos no vengás a meter las manos por nadie, vos defendete, respondé por vos, pero por la demás gente no respondás”.

“Liche” le comentó que “aquellos (sus ocho hijos y sus familias) tenían cuentas y eso se paga”. Al final me dijo: “mirá, te vas a quedar aquí conmigo o te vas con ellos”. Yo le dije: “si a mí no me daba pruebas de que ellos habían sido, no me podía quedar con él, y ahí estaba toda la gente de él acusándome”.

“Le dije que sin pruebas yo no me podía con él porque entre esa gente que él decía estaba mi mujer y no podía aceptarlo”. La conversación entre don Ulises Sarmiento y su yerno finalizó a la medianoche, por lo que al salir de la casa de suegro llamó a su esposa.

“Le dije: mirá, tu papá dice que los va a matar a todos, principalmente a Juan Carlos y que andan buscando a Salvador, llamalos y les decís porque como le voy a decir a Juan Carlos que el tata lo va a matar, llámalo vos porque sos la hermana”.

De acuerdo a este testigo, actualmente el municipio de Juticalpa y zonas aledañas son recorridas por al menos diez sicarios (expolicías) enviados por Ulises Sarmientos. “Están al servicio de ellos, y son los que me andan buscando a mí y la orden es que, ande yo con quien ande, que me fusilen”.

Asilados

En agosto de 2014, una de sus hijas agarró valor y viajó a Tegucigalpa para interponer la denuncia ante las autoridades competentes. Lo mismo hicieron tres de sus otros hermanos. Sin embargo, estas denuncias no tuvieron ninguna respuesta, según el entrevistado, quien dijo que ante la falta de apoyo de fiscales del Ministerio Público, ellos decidieron abandonar el país para evitar que su suegro los matara.

“En Olancho todo mundo sabe que somos los más buscados para matarnos, ya no tengo ni amigos porque ellos al igual que yo saben que me quieren matar, donde llego la gente mejor se va por miedo, no pueden estar”, dijo.

El entrevistado dijo que su familia y la de sus cuñados se convirtieron en perseguidos sin deber nada. Lo más alarmante es que asegura que las declaraciones que él ha dado en las denuncias realizadas han sido del conocimiento de su suegro “ellos ya saben que soy yo el que está dando la información, entonces yo estoy al descubierto, ¿qué me garantizaron a mí? Nada, más que estamos en manos de gente que no perdona”.

Añadió que “si este señor no se tocó el alma para decir que iba a matar a sus hijas y que a su hijo Juan Carlos lo iba a matar degollado, porque así lo ordenó delante de mí, entonces qué puede esperar un particular como es mi caso”.

Cuatro de los hijos de Ulises Sarmiento decidieron denunciarlo ante las autoridades hondureñas y pedir asilo al gobierno de Estados Unidos, por lo que ya están en aquel país luego de denunciar a su padre y brindar la información de toda la estructura criminal a su mando.

Según el entrevistado, en el país del norte suman 48 las familias desplazadas del departamento de Olancho por las acciones directas de Ulises Sarmiento en contra de ellos. Actualmente en el país solo permanecen cuatro de los hijos del primer matrimonio de Sarmiento, quienes se mantienen ocultos para evitar que los tentáculos criminales de su padre los alcance y les quiten la vida.

Recently Commented

  • Mark Potosme: Que no se vuelva a aparecer en Nicaragua este viejo hediondo. Esos no comen banano por no botar la...
  • Allan Brito: La peor raza de la tierra, sino preguntenle a los paleestinos que sufren un verdadero holokausto por mas...
  • Montecristo: Estas agencias estan infestados de moclines y gays deprabados y son los que imponen las nuevas modas...
  • El Alguacil: La idea nunca fue que nosotros terminemos pagando el impuesto, sino que no entraran productos narcos....
  • MADE IN COLOMBIA: es re gracioso eso que llaman “impuesto patriotico”, al final ese arancel lo termina...